Curiosidades Maryland Sociedad Virginia Washington

¿Son los washingtonianos unos gallinas ante las inclemencias del tiempo?

Unos días antes de la llegada de la ola de frío polar al este de Estados Unidos, el diario The Washington Post se preguntaba si los washingtonianos son unos “weather wusses“, una expresión que podría traducirse como “gallinas del tiempo”, unos cobardes a la hora de enfrentarse a las inclemencias del tiempo.

Los washingtonianos tienen mala reputación en el resto del país, no sólo porque Washington es para muchos un símbolo de la incompetencia del gobierno federal y del Congreso, sino también desde el punto de vista climatológico, ya que con frecuencia cuando nieva (y a veces, como ha ocurrido este mes de diciembre, las previsiones se equivocan y no nieva) decretan el cierre del gobierno federal y las escuelas.

En esta ocasión (con temperaturas de mínimas de -15 grados centígrados, sensación de -25 grados centígrados pero sin nieve) los colegios del área de Washington (DC, Virginia y Maryland) se han dividido: unos han optado abrir sus puertas a pesar de las bajas temperaturas, otros han comenzado las clases más tarde y otros han cerrado. La polémica está servida. Algunos padres critican que los niños tuvieran que ir caminando al colegio o esperar el autobús con estas temperaturas tan baja, mientras que otros consideran que tampoco era para tanto, que sólo había que abrigar a los niños un poco más.

Todavía recuerdo el “snowmageddon” (un juego de palabras entre nieve en inglés y el término bíblico Armagedón o fin del mundo), el término que acuñó la prensa para referirse a las fuertes nevadas que cayeron en 2009 en Washington. La tormenta dejó la ciudad totalmente paralizada por la nieve durante una semana y los estantes de los supermercados vacíos. En esa ocasión, sí que nevó mucho, pero me sorprendió la incapacidad de DC, la capital de la primera potencia del mundo, a enfrentarse a una gran nevada.

 

Leave a Reply