Cultura Curiosidades Historia Politica Turismo Uncategorized Washington

Un sueño “made in China”

No sé si será porque todavía me dura el jet lag tras las vueltas de mis vacaciones en España, pero desde que he vuelto todos los títulos que me salen en el blog incluyen la palabra sueño.

Hoy os quería hablar de una de las nuevas atracciones de Washington: el Monumento a Martin Luther King, situado en el National Mall. El monumento tenía que haberse inaugurado el pasado 28 de agosto (coincidiendo con el 48 aniversario de su famoso discurso “I have a dream”), pero la llegada del huracán Irene a la Costa Este de Estados Unidos, hizo que pospusieran la ceremonia hasta octubre.

El Monumento está situado a orillas del Tidal Basin, el lago artificial del National Mall, en línea directa entre el Memorial a Lincoln y el Memorial a Jefferson y muy cerca del Memorial a Roosevelt. Es el primer monumento del National Mall dedicado a una persona que no ha sido presidente. El reverendo es, además, el primer afroamericano que contará con un monumento en este parque nacional.

El diseño del monumento, que ha costado 120 millones de dólares y ha sido financiado en su mayoría por donaciones privadas, está inspirado en una de las frases del discurso de “Yo tengo un sueño”: “Con la fe podremos esculpir de la montaña de desesperanza una piedra de la esperanza”.

El monumento, con vistas al lago artificial, está compuesto por tres enormes piedras de granito blanco, dos de ellas símbolos de la montaña de desesperanza y una que es considerada “la piedra de la esperanza”, de la que surge la figura esculpida en granito de Martin Luther King, una persona que rompe con el molde y da un paso adelante por los demás, aunque para ello tuviera que pagarlo con su vida.

El monumento, rodeado de cerezos, cuenta además con 14 citas sacadas de discursos de Martin Luther King esculpidas en piedra y en las que el reverendo hablaba de justicia, democracia, esperanza y amor.

Curiosamente, el monumento a Martin Luther King es un monumento “made in China”. Lei Yixin, el artista que ha esculpido la estatua del reverendo, es chino, al igual que las piedras de granito con las que se ha construido el monumento.