One thought on “Traducciones al español que dejan mucho que desear”

  1. En verdad es demasiado frecuente el encontrarnos con traducciones « manifiestamente mejorables »… En mi opinión, no debemos echar las culpas al colectivo de traductores. De hecho, normalmente detrás de una mala traducción no hay detrás « traductor » alguno; tan sólo un mal programa informático de traducción manejado por alguien con mucha prisa y poco interés.

    Los traductores son unos profesionales con una cualificación muy alta; licenciados en Traducción e Interpretación, que estudian y aplican conocimientos de disciplinas como la Lingüística o la Terminología, y por supuesto disponen de muy buenas competencias comunicativas, tanto orales como escritas. Son « profesionales de la comunicación », « profesionales de la lengua española » que desgraciadamente y demasiado a menudo trabajan para verdaderos « profesionales de la explotación ». Empresas dirigidas por gente sin escrúpulos que tienen a mucha gente joven recién titulada trabajando interminables jornadas maratonianas a cambio de una remuneración ridícula o incluso casi gratis, ya que muchos se encuentran « en prácticas » o como becarios, para aspirar a ser algo así como « jefe de proyecto » y trabajar mucho más por muy poco más.

    Por eso digo que, en mi opinión, detrás de una mala traducción no suelen estar estos pobres infelices. Es más, en muchas ocasiones no nos encontramos ante una « mala traducción » sino ante un pésimo texto original. Pese al férreo corporativismo de los periodistas, me gustaría decir que están saliendo muy buenos profesionales pero con una base lingüística bastante mejorable, a lo que hay que añadir las llamadas « exigencias del mercado », o sea, que para que el dueño del medio se forre todavía más, desaparecen los correctores y un mismo periodista graba, presenta y edita… Eso si el forrado dueño no se saca un medio entero de la manga integrado por becarios mal pagados…

    Y también, desde mi opinión, pena me da que en esto de los grandes medios de comunicación parece que a veces se prima la belleza de quien vende el producto sobre la forma de venderlo o calidad del producto… Así van las cosas… « Resaltando y desplomándose para abajo »…

Comments are closed.