Curiosidades Sociedad Uncategorized

Tornados

Los europeos no estamos acostumbrados a los tornados, pero aquí, en Estados Unidos, es habitual. Cada año tiene su temporada de tornados, más o menos letales. Texas, Kansas y Oklahoma son los estados con mayor número de tornados. Con frecuencia hay tornados en las llanuras entre las Montañas Rocosas y los Apalaches.

Cuando pensamos en un tornado, todos tenemos en la cabeza las imágenes de la película El Mago de Oz“ (1939). Un tornado lleva a la joven Dorothy (Judy Garland) a una tierra mágica, donde habitan brujas buenas y malas, un espantapájaro parlanchín, un león cobarde, un hombre de hojalata y otros seres extraordinarios.

Las imágenes que quedan tras el paso de un tornado son apocalípticas, como hemos visto esta semana en Oklahoma.

En 2009, estuve  Greensburg (Texas). Dos años antes un tornado había destruido el 90 por ciento del pueblo. Pero su habitantes no se rindieron. Bajo el lema “mejores, más fuertes y más verdes”, sus habitantes decidieron literalmente comenzar de cero para convertirse en el pueblo más verde de Estados Unidos.

Los habitantes de Greensburg nos contaron que cuando salieron de los sótanos de sus viviendas, en los que se habían encerrado hasta que pasara el tornado, sus casas habían volado literalmente por los aires, como en la película de “El Mago de Oz”.

Una de las razones por las que los tornados son tan destructivos es que en Estados Unidos las estructuras de las casas suelen ser madera, en vez de hormigón. Los americanos lo prefieren así porque a la hora de construir es más rápido y más barato. Por eso cuando pasan los tornados sólo quedan intactos los sótanos y los cimientos de las casas.

No acabo de entender porque los americanos no construyen unas casas más resistentes, sobre todo en zonas de tornados.

 

 

Leave a Reply