Historia Politica Sociedad Uncategorized Washington

La gran fiesta de la democracia

Las calles de Washington se vistieron el lunes de rojo, azul y blanco para celebrar la gran fiesta de la democracia: la toma de posesión del presidente Barack Obama y el posterior desfile desde el Capitolio a la Casa Blanca por Pennsylvania Avenue.

La ceremonia de toma de posesión coincidía con el día de Martin Luther King, que es festivo en Estados Unidos. Una bonita coincidencia, teniendo en cuenta que Obama es el primer presidente afroamericano en un país que nació con el pecado original de la esclavitud y en el que hasta hace una décadas todavía había segregación.

A última hora conseguí un ticket para ver la ceremonia a los pies del Capitolio, decorado para la ocasión con los colores nacionales. Y mereció la pena. No todos los días tiene uno la posibilidad de ver desde tan cerca la toma de un posesión de un presidente de los Estados Unidos.

La sobriedad de las tomas de posesiones de los presidentes o primeros ministros en Europa contrasta con la grandiosidad de la ceremonia estadounidense. La toma de posesión del presidente estadounidense se convierte en una gran fiesta de la democracia, en la que los ciudadanos participan.

La ceremonia fue menos emotiva que la de hace cuatro años, cuando muchos afroamericanos al ver al primer presidente negro de Estados Unidos jurar el cargo lloraron de emoción. Pero fue, una vez más, una demostración de patriotismo estadounidense en su estado más puro.

Desde el Capitolio era impresionante ver las cientos de miles de personas con banderitas que abarrotaban el National Mall, la gran explanada donde se concentran los edificios gubernamentales, los memoriales y los monumentos de la capital estadounidense.

E impresionaba ver la pasión en sus ojos, oírles cantar el himno nacional y sentir que se les ponía la piel de gallina al ver a Obama jurar su cargo con la mano sobre una Biblia que perteneció a Martin Luther King. Un honor para la familia del pastor bautista y un tributo de Obama al líder de los derechos civiles en Estados Unidos.

 

 

Leave a Reply