Curiosidades Sociedad Uncategorized Washington

La calma antes del huracán

Washington, DC, se prepara para la llegada del huracán Sandy, que se espera que provoque intensas lluvias, fuertes vientos, inundaciones, destrozos y cortes de luz en la costa este de Estados Unidos.

Uno tiene la impresión de que los gobernantes en Estados Unidos tienen el síndrome Katrina. Nadie quiere que les acusen de que no avisaron a la población de un desastre inminente, como ocurrió con el huracán Katrina que asoló Nueva Orleans, así que prefieren prevenir que curar.

Ante la llegada del huracán Sandy, varios estados han decretado el estado de alarma, varias zonas costeras han sido evacuadas, se han cancelado vuelos, trenes y autobuses, muchas escuelas públicas cerrarán sus puertas, al igual que muchos comercios y  oficinas del gobierno federal.

El huracán Sandy también ha provocado cambios en la campaña electoral, que está en su recta final. El demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney han tenido que suspender algunos actos de campaña que tenían previstos celebrar estos días en la costa este.

Esperemos que al final ocurra como el año pasado con el huracán Irene y el huracán Sandy no sea tan terrible como lo pintan. El año pasado los medios de comunicación estuvieron creando mucho alarmismo y pintaron escenas dantescas y al final no fue para tanto.

¿Pero cómo se vive la llegada de un huracán? De momento, con calma. A la espera de la llegada del huracán Sandy, los washingtonianos han llenado la nevera y la despensa con comida, han acabado con las existencias de agua en los supermercados, han tapado las entradas de sus sótanos con sacos de arena para evitar que se inunden y han comprado linternas y velas.

Muchos han seguido las recomendaciones del gobierno: han hecho un plan de evacuación y han preparado un kit de emergencia en caso de que tengan que abandonar sus hogares.

Uno de los grandes temores en Washington son los cortes de luz. Este verano mucha gente estuvo más de una semana sin luz en casa, después de una tormenta de verano…así que se temen lo peor con la llegada del huracán.  Una de las razones es que el tendido eléctrico no está enterrado como en España sino que va colgado en postes, por lo que cada vez que que hay una tormenta fuerte  y se cae un árbol encima de los cables hay cortes de luz.

Cruzaremos los dedos para que al final no pase nada.

El huracán Sandy (Laia, 5 años)

Leave a Reply