Cultura Curiosidades Educación Historia Maryland Politica Sociedad Uncategorized Virginia Washington

Juramento a la bandera en la escuela

¨Juro fidelidad a la bandera de los Estados Unidos de América y a la república que representa, una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”.

Así comienza cada mañana las clases mi hija y sus compañeros de Kindergarten (equivalente a segundo de preescolar en España) en un colegio público de Maryland, el estado en el que vivimos desde hace tres años.

Todos los niños de la clase se ponen en pie con la mano derecha sobre el corazón y recitan al unísono la “Pledge to the Allegiance¨, mientras miran hacia la bandera de las barras y las estrellas. Cuando acaban de recitar el juramento, la profesora les da permiso para sentarse.

El ¨Pledge to the Allegiance” fue escrito por el pastor baptista Francis Bellany en 1892. Empezó a recitarse primero en algunas escuelas y en 1942 fue adoptado por el Congreso de los Estados Unidos como juramento oficial. Se ha modificado en cuatro ocasiones. La última de ellas en 1954 cuando añadieron la expresión “bajo Dios” que antes no aparecía.

Pero no sólo se jura fidelidad a la bandera cada mañana en las escuelas de Estados Unidos, sino también al inicio de las sesiones del Congreso, en las reuniones de gobiernos locales y estatales y en muchos actos privados.

Viniendo de un país como España, en el que siempre hay tanto lío con los símbolos y las banderas (ya sea la española, la vasca, la catalana, la republicana…), sorprende la naturalidad con la que los niños estadounidenses recitan cada mañana el juramento antes de comenzar las clases.

La bandera, en un país tan multicultural y multirracial como es Estados Unidos, es lo que une a todos los americanos y también es una forma de integrar a los recién llegados. El hijo del inmigrante ilegal también jura cada mañana en la escuela fidelidad a la bandera de los Estados Unidos, al igual que los niños de padres estadounidenses.

La bandera es un símbolo de unión y de pertenencia a un conjunto de valores y estilo de vida. A los europeos, que hemos vivido muchas guerras por culpa de los nacionalismos, nos resulta curioso ver (y no acabamos de entenderlo) el fervor de los estadounidenses por su bandera.

Mi hija de cinco años nos ha explicado que esta semana ha aprendido en la escuela la historia de la bandera de Estados Unidos, que al principio sólo había 13 estados y ahora hay 50 (tantos como estrellas tiene la bandera), que la bandera se pone a media asta cuando se muere alguien y que se iza al revés en caso de emergencia para que vengan a socorrerte.

En los colegios públicos en EE.UU. están prohibidos los símbolos religiosos, así que no hay crucifijos en las clases como ocurre en algunos países católicos.En la clase, en vez del crucifijo, hay una bandera.

En la escuela se forman ciudadanos estadounidenses. En el programa de enseñanza de Kindergarten, en el apartado de estudios sociales, explican que los niños aprenderán este año “los símbolos y costumbres habituales de Estados Unidos”.

Pero ¿es obligatorio jurar fidelidad? ¿Qué pasa si un niño se niega a hacerlo? No pasa nada. Están en todo su derecho a negarse y los profesores no pueden obligarles a hacerlo, como ha recordado el Tribunal Supremo en varias ocasiones. En 2010 una profesora de un colegio de Maryland tuvo que pedir disculpas a una niña a la que había echado de clase por negarse a hacer el juramento.

¿Qué te parece que se jure fidelidad a la bandera en las escuelas de Estados Unidos? ¿Crees que en tu país también se debería seguir el ejemplo? ¿Crees que es una buena forma de educar ciudadanos? ¿Si vivieras en Estados Unidos permitirías o prohibirias a tu hijo o hija jurar fidelidad a la bandera de los Estados Unidos, te daría igual o crees que sería una buena forma de que se integrara en el país?

Leave a Reply