Cultura Curiosidades Música Turismo Uncategorized Virginia

Una cabaña en el Shenandoah

Una de las ventajas de vivir en Washington es que en pocos kilómetros cambias completamente de paisaje. Pasas de la vida urbana y ajetreada de la capital federal a plena naturaleza.

A 120 kilometros al oeste de Washington se encuentra el Parque Nacional de Shenandoah, situado en las montanas Blue Ridge en el estado de Virginia. Si vivís en el área de Washington o estáis de vacaciones por la zona, os recomiendo visitar este parque natural. Es un lugar ideal para tanto los amantes de la naturaleza como para los urbanitas, como yo, que quieren desconectar por unos días de la vida en la ciudad. Se puede hacer senderismo y escalada, montar en bicicleta o a caballo, pescar, hacer un picnic o simplemente disfrutar de las vistas.

Una carretera llamada “Skyline Drive” atraviesa el Parque Nacional de Shenandoah. El “Skyline Drive” ofrece a lo largo de sus 168 kilómetros de recorrido unas vistas magníficas de las montañas Blue Ridge y del valle de Shenandoah. Para atravesar este parque natural en coche se necesitan unas 3 horas, ya que la velocidad está limitada. No se puede correr a más de 56 kilómetros por hora. El parque natural es una zona protegida donde hay muchos ciervos y osos, entre otros animales. También podéis poner banda sonara a vuestro viaje por el parque con la canción Oh, Shenandoah!.

Si lo deseáis os podéis alojar en el parque, como hicimos mi familia y yo. Se puede hacer camping o alojarse en una cabaña de madera o en un habitación con vistas a las montañas y al valle. Nosotros nos alojamos en una de las cabañas del parque porque a mis hijos les hacía mucha ilusión dormir en una cabaña de madera en medio del bosque.

Aunque nos hubiera gustado quedarnos más tiempo, al final sólo nos quedamos una noche a dormir en la cabaña porque no había electricidad en el parque. Se había ido la luz tras las fuertes tormentas que afectaron esos días la región y que dejaron sin luz hasta una semana a muchos de los habitantes de Washington, Maryland y Virginia. A mis amigas les hizo gracia que yo, teniendo luz en Washington, me fuera a un cabaña sin luz en el Shenandoah.

Si vivís en la zona o estáis de vacaciones, os recomiendo esta excursión. Si las vistas del Shenandoah son magníficas ahora en verano, en otoño el parque natural debe ser espectacular cuando los bosques cambian su color verde habitual por amarillos, rojos, marrones y ocres. Todo el esplendor de la naturaleza a un centenar de kilómetros de Washington.

 

 

Leave a Reply