Curiosidades Gente Politica Uncategorized

Siguiendo a Obama a sol y sombra

El Rey Juan Carlos I estuvo en una cacería de elefantes en Bostsuana y si no llega a ser por el accidente que sufrió (se fracturó la cadera y tuvieron que trasladarlo a España para operarlo en un hospital de Madrid) los españoles -y el resto del mundo- no nos hubiéramos enterado. La razón: La Casa del Rey no informa de las actividades privadas de la familia real. Por eso se desconocía que el jefe de Estado español se encontraba en Botsuana con un grupo de cazadores con los que había viajado en un avión privado a la cacería.

¿Se podría haber ido Obama a cazar elefantes sin que nos hubiésemos enterado? Imposible. Además de las fuertes medidas de seguridad que rodean al presidente de EEUU, el público conoce al milímetro sus movimientos, incluso los fines de semana o en vacaciones cuando no tiene programado ningún acto público.

Todos los viernes, la Casa Blanca envía un comunicado anunciado los actos a los que tienen previsto acudir Obama y la lista de periodistas que están de guardia el sábado y el domingo para seguir a todas horas al presidente, vaya donde vaya. Ese “pool” de periodistas se encarga de informar al resto de periodistas acreditados en la Casa Blanca de lo que hace Obama el fin de semana (envían un e-mail explicando los detalles), incluso cuando no tiene ningún acto público programado. Gracias al “pool”, por ejemplo, supimos que pidieron Barack y Michelle Obama cuando se fueron a cenar a un restaurante de Washington para celebrar su aniversario, que ropa llevaban cuando fueron el domingo a misa, si fueron al colegio de sus hijas a animarlas mientras jugaban un partido, qué helado comieron un día de vacaciones o con quién juega al golf Obama el fin de semana.

 

Leave a Reply