Curiosidades Inmigración Politica Sociedad Uncategorized

Yo no voto…por vaga

Hoy se celebran elecciones generales en España, pero yo no voto, no porque no me convenza ninguna opción política, sino, debo de confesarlo, por vaga.

Cuando votas en España, simplemente tienes que estar empadronado, que tu nombre aparezca en el censo electoral e ir el día de las elecciones a votar.

Cuando vives en el extranjero, tienes que inscribirte en el consulado y que tu nombre aparezca en el censo electoral. Para recibir la documentación electoral, que incluye el certificado de inscripción en el censo y las papeletas electorales, tienes que solicitar previamente por carta a la delegación provincial de la Oficina del Censo Electoral que te envíen por correo el formulario oficial de solicitud de voto y enviar una fotocopia del DNI o pasaporte españoles.

La carta donde me daban las instrucciones para solicitar el voto en el extranjero, me llegó el día antes de irme de vacaciones a España y, la verdad, me dio pereza enviarlo. Como consecuencia, me quedo sin votar.

Conozco a gente que envió a tiempo la solicitud para votar, pero que no podrán hacerlo porque no les han llegado a tiempo las papeletas o porque su nombre no ha aparecido en el censo de extranjeros a pesar de llevar residiendo desde hace varios años en EEUU. También conozco algún caso de españoles que se han cambiado de ciudad de residencia pero no se han inscritos en el consulado correspondiente, por lo que no les ha llegado el certificado del censo.

Los españoles residentes en el extranjero que han recibido la documentación  han podido votar, ya sea depositando personalmente el voto en una urna en el consulado que les corresponden o enviando su voto por correo certificado al consulado.

Conozco algunos casos de españoles (que vivían en el extranjero pero estaban todavía inscritos en el censo en España) que en las elecciones de 2004 decidieron de repente coger un avión horas antes de que abrieran los colegios electorales para ir a votar porque estaban indignados por la manipulación del PP sobre la autoría de los atentados del 11-M. Este año, no conozco a ningún indignado-expatriado que haya decidido coger una avión a última hora para ir a votar ni a la izquierda ni a la derecha, a pesar de que con la crisis habría muchos motivos para hacerlo. Este año estamos más pasotas.