Curiosidades Gente Maryland Politica Sociedad Uncategorized Virginia Washington

Zweigelt, pa amb tomàquet, queso francés y tortilla española antes de la llegada del Irene

Esta noche hemos cenado tortilla española, pa amb tomàquet, queso francés y vino austriaco antes de la llegada del huracán Irene. Quién sabe si mañana tendremos luz o agua y si podremos cocinar, así que esta noche hemos decidido cenar bien a la espera de lo que pueda ocurrir mañana.

Tenemos la sensación que se está exagerando mucho con las consecuencias del huracán, pero por si acaso”nos preparamos para lo peor, esperando lo mejor”, como repiten una y otra vez otra vez las autoridades locales.

Como nuestro apartamento está lleno de ventanales en todas las habitaciones, hemos decidido poner tres colchones en el hall y en el pasillo de casa para dormir lo más alejados posibles de las ventanas y estar más seguros en caso de que el viento rompa alguna ventanas.

También hemos hecho una maleta pequeña en caso de que tengamos que irnos a otro sitio, hemos llenado la bañera para tener agua, tenemos comida y agua en casa y tenemos los faroles de camping preparados por si se va la luz. En el momento en el que escribo estas líneas más de 500.000 personas se han quedado sin luz en Maryland, el estado en el que vivo, algunos de ellos en mi vecindario. De momento, tenemos luz e internet, pero no sabemos como estará la situación mañana, así que esta noche recargaremos los móviles y el portátil porque a ver cómo enviamos si no mañana la crónica al periódico.

Durante todo el día ha llovido mucho y desde hace un par de horas y a medida que avanza hacia aquí el huracán Irene el viento ruge  con fuerza y de vez en cuando hace vibrar las ventanas.

Marc estuvo esta tarde dando una vuelta por Washington y la situación era normal. Los supermercados estaban bien abastecidos. La gente estaba haciendo las últimas compras antes de la llegada del Irene. La librería Politics and Prose cerraba a las siete, tres horas antes de lo habitual.

Hasta mañana.

Obama visita el centro de operaciones de FEMA en Washington antes de la llegada del huracán Irene