Blog: LA CARA B DE WASHINGTON

Los leones y sus cachorros

Lo mejor para conocer una ciudad es pasear. Así descubres cosas que cuando vas en coche te pasan totalmente desapercibidas.

Aunque había pasado muchas veces por Judiciary Square en el centro de Washington, no me había fijado hasta el otro día que  ahí estaba el Monumento Nacional a los Policías caídos en acto de servicio (National Law Enforcement Officers Memorial).

El monumento, inaugurado en octubre de 1991, rinde homenaje a los policías, tanto federales como estatales y locales, muertos en acto de servicio. Un merecido homenaje a los que hicieron “un último sacrificio para la seguridad y protección de nuestra nación y su pueblo”, según explican en la web del monumento.

El memorial, diseñado por el arquitecto Davis Buckley, está compuesto por paredes de mármol curvilíneas, en las que han grabado el nombre de cerca de 19.000 policías que han muerto en acto servicio a lo largo de la historia de Estados Unidos, comenzando con la primera muerte de la que hay constancia en 1791. Cada primavera, se añaden nuevos nombres a la lista. En el centro de la plaza hay un medallón con un escudo azul y una rosa roja atravesada.

Lo que más me llamó la atención del monumento fueron las esculturas de bronce que hay al inicio de los llamados “caminos del recuerdo” (donde están grabado los nombres de los policías fallecidos): un león y una leona protegiendo a sus cachorros, de la misma forma que la policía protege a los ciudadanos . El escultor Raymond Kaskey explicó que “simbolizan el papel protector de los policías y transmite la fuerza, la valentía y el valor que son el sello de aquellos que sirven y protegen”.

En Estados Unidos hay 900.000 policías en activo, de los que el 12 por ciento son mujeres. Como media cada 53 horas un policía muere en un acto de servicio, es decir, unos 163 al año.

 

Leave a Reply