Curiosidades Nueva York Sociedad Turismo Uncategorized Washington

Como la seda

Aunque llevo un año y medio viviendo en Washington, no me había inscrito hasta hoy como residente en el Consulado de España en DC. Seguía inscrita en el consulado de Nueva York, donde estuvimos viviendo dos años. Y lo he hecho ahora porque no tenía más remedio: caducaban los dos pasaportes de mis hijos y tenía que renovarlos. Y para poder hacerlo tienes que inscribirte como residente en el consulado.

Lo fui retrasando porque después de la pesadilla burocrática que vivimos hace dos años en Nueva York, me temía lo peor. Me daba mucha pereza. Estaba segura que me iba a faltar algún papel y que tendría que remover Roma con Santiago para conseguirlo. Sin embargo, me ha sorprendido lo fácil que ha sido en esta ocasión renovarles el pasaporte en Washington.  Simplemente presentando el pasaporte antiguo y una foto. Todo ha ido como la seda. Quizá porque ya estamos antes inscritos en el de Nueva York.

Luchar contra la burocracia española es complicado cuando estás en España, pero cuando estás en el extranjero y tienes que lidiar con ella a distancia es una auténtica pesadilla.

Hace dos años tuve que ir al consulado a inscribir el nacimiento de mi hijo pequeño (nacido en Nueva York y, por tanto, con doble nacionalidad) en el Registro Civil de Manhattan y solicitar por primera vez un pasaporte español para él. Además tenía que renovar el de mi hija mayor (nacida en Berlín, Alemania, pero que sólo tiene la nacionalidad española).

Sacar el pasaporte americano a mi hijo fue tan sencillo como ir a la Oficina de Correos con la partida de nacimiento, dos fotografías y nuestros pasaportes para identificarnos. Te lo enviaban a casa por correo.

Sacarle el pasaporte español fue mucho más complicado. Al haber nacido en Estados Unidos teníamos que hacer la inscripción en el Registro Civil del Consulado (para lo que teníamos que conseguir, entre muchos documentos, los certificados de nacimientos literales recientes – de menos de seis meses de antigüedad- de ambos padres, lo que complica la cosa porque tienes que solicitarlo en el Registro Civil en España y si vives en el extranjero al final lo más sencillo es que vaya alguien de tu familia a buscarlo al registro porque si lo solicitas tú tarda siglos en llegar). Después tenías que inscribir al niño en el consulado como residente. Y más tarde hacer todo el papeleo para el pasaporte. Entre los papeles que te pedía para solicitar el pasaporte de un menor estaba la certificación literal de nacimiento española expedida por el Registro Civil de su lugar de nacimiento o si es nacido fuera de España por el Registro Civil Consular español correspondiente.

Este último punto complicó la renovación del pasaporte de mi hija porque ella había nacido en Berlín. Yo tenía la partida de nacimiento alemana pero no la española, así que tuve que solicitarla al Registro Civil del consulado de Berlín. Pusieron mal la dirección, devolvieron la carta a Berlín y, cuando la reclamé, me la volvieron a enviar con la dirección correcta. Paralelamente solicité la partida de nacimiento al Registro Civll Central de Madrid, pero tardaron meses en enviármela.

Después de esta pesadilla burocrática en Nueva York, tendréis que comprender mis temores a la hora de ir a renovar los pasaportes de mis hijos ahora. Al final fue muy sencillo. En quince días puedo pasar a buscar los pasaportes. Todavía no me lo puedo creer.

One thought on “Como la seda

  1. En efecto, la burocracia tal y como está hoy es una pesadilla para el administrado… especialmente en España. Y si ya te metes o se te mete en un fregado de licencias, solicitud, revocación, permisos, sanciones, inspecciones, ejecución sustitutoria, etc… te puedes ver sacado a palos por la fuerza pública y tu casa o negocio demolido… Y esto pasa muy a menudo, mucho más de lo que nos creemos… Eso sin contar cositas como la Operación Malaya, la Operación Guateque y demás…

    En España, el sistema de regulación de las relaciones entre la Administración y el administrado es predemocrático y muy lesivo para el administrado…

    Normalmente, a más estado, más intervencionismo, más impuestos y menos libertad…

Comments are closed.