Cine Cultura Curiosidades Gente Libros Nueva York Periodismo Politica Sociedad Turismo Uncategorized

El Upper East Side llora a Elaine

Dailyjuez deja Washington, DC, para trasladarse por unos momentos a Nueva York, la ciudad que lo vio nacer, con motivo de la muerte de Elaine Kaufman, la propietaria de Elaine’s, el restaurante más famoso del Upper East Side, que Woody Allen inmortalizó en Manhattan. Elaine, anfitriona de escritores y famosos neoyorquinos, tenía 81 años.

El restaurante Elaine’s es una institución en el mundillo literario-artístico de Manhattan. La comida es italiana, pero los platos desbordantes de spaghettis sobrehervidos sugieren que el origen geográfico queda lejos de la Italia original. No importa: la gastronomía es lo de menos. Al restaurante de Elaine Kaufman, que no era italiana sino una judía neoyorquina, se va para ver y ser visto. Frecuentado por escritores, periodistas, actores, actrices y famosos en general, es un lugar para mitómanos.

“Lo que el local de Rick era a Casablanca, Elaine’s lo es a Nueva York, la misma intriga, famosos internacionales, doble juego, envidias, amenazas y brutalidades, sentimentalismo, romance, sexo y redención, la única diferencia es que Humphrey Bogart interpretaba a Rick en una película de Warner Bros, mientras que Elaine (Kaufman) se interpreta a si misma en la calle 88 esquina la Segunda Avenida”, escribe A. E. Hotchner, autor del libro “Everyone comes to Elaine’s”.

Elaine’s es un lugar con historia (como mínimo, historia neoyorquina). Fue en Elaine’s donde el actor británico Michael Caine presentó en 1979 a Woody Allen y Mia Farrow. De este local echaron a Truman Capote porque a Donald, entonces copropietario del restaurante, no le gustaban los homosexuales. En este episodio está el origen del Elaine’s actual, en el que la señora Kaufman ejerce de reina absolutista de las noches neoyorquinas. Después de este incidente, Elaine le compró a su socio su parte.

A Elaine’s fue Jacqueline Kennedy la primera noche que salió con un grupo de amigos para dar oficialmente por terminado su luto tras el asesinato de su marido, el presidente de Estados Unidos John F. Kennedy. Y cuando sus hijos, Caroline y John Jr, eran adolescentes, los dejaba en Elaine’s y los camareros les daban de comer y cuidaban de ellos hasta que Jackie O. regresaba a buscarlos.

Entre sus mesas se pelearon Norman Miller y el compositor Jerry Lieber. También aquí Frank Sinatra se negó a estrechar la mano a Mario Puzo, autor de la novela El Padrino. Sospechaba que uno de los personajes del libro, el cantante Johnny Fontane, estaba inspirado en él. En Elaine’s, el bailarín ruso Rudolf Nureyev celebró con champán su recién estrena libertad tras desertar de la Unión Soviética.

Elaine’s vivió su época dorada en los años 60 y 70. Allí se reunían escritores y periodistas a comer y beber. Elaine, que actuaba como la “big mama” de todos ellos, les fiaba. Norman Mailer, Philip Roth, Pete Hamill, Kurt Vonnegut, William Styron, George Plimpton, Nora Ephron, Hunter S. Thompson, Jerzy Kosinski, E. L. Doctorow, Mary Higgins Clark, Irwin Shaw, Joseph Heller y Joan Didion han pasado por aquí: una síntesis notable de la literatura americana contemporánea.

El periodista Brian McDonald, autor del libro  “Last call at Elaine’s”, explica que el restaurante se convirtió en “el lugar literario más célebre” desde la mesa redonda del hotel Algonquin, donde en los años 20 iban a comer la escritora Dorothy Parker y un grupo de amigos, y donde hoy sirven unos cócteles estupendos. Elaine’s también se convirtió en imán de estrellas de Hollywood, políticos y famosos.

Todos iban a Elaine’s: lugar de recreo de los grandes de la literatura contemporánea, y también del cine. En este restaurante han compartido mantel, el multimillonario Donald Trump, Marlon Brandon, Al Pacino, Gina Lollobrigida, Brooke Schields, Raquel Welch, Tom Cruise, Nicole Kidman, Jack Nicholson, Leonardo DiCaprio, Robert Altman, Sidney Lumet, Christo, Pelé y Paloma Picasso.

Más celebrities adictas a Elaine’s: Mick Jagger, Susan Sontag, Lauren Bacall, Arnold Schwarzenegger, Joe DiMaggio, Gay Talese, Robert De Niro, Tony Bennett, Calvin Klein, Sydney Pollack, Andy Warhol, Hillary Clinton, Dustin Hoffman, Simone de Beauvoir, Vittorio Gassman, Imelda Marcos y Tennesse Williams.

En los años 80, el restaurante estuvo de capa caída, lo que le llevó a proclamar al diario Daily News: “La que fuera reina de la noche de Nueva York ha muerto”. Sin embargo, el local volvió a renacer en los 90 tras el éxito de la fiesta de celebración de su 25 aniversario o bodas de plata  y a situarse de nuevo en el epicentro de la prensa de cotilleos.

Woody Allen ha sido uno de los clientes más fieles. Tiene, por supuesto, mesa reservada siempre que quiera: entrando, la octava mesa empezando por la puerta.

Una advertencia a los turistas. En el restaurante no se permite pedir autógrafos ni dejan entrar a los fotógrafos. Además en Elaine’s hay una regla de oro no escrita:  prohibido acercarse a la mesa de Woody Allen. Una vez Sydney Pollack le tocó el brazo cuando pasaba y Woody Allen se asustó. En otra ocasión, un turista japonés le hizo una foto sin preguntar. El director se quedó horrorizado y petrificado.

Woody Allen llegó a comer en Elaine’s cada noche durante diez años, pero después dejó de ir durante una temporada porque se acabó cansando de la mala comida.

Elaine’s, para el cineasta y para otros vecinos adinerados del Upper East Side, es el restaurante de barrio adonde acuden cuando les da pereza cocinar o cenar en casa, o cuando el cocinero personal libra.

Allen retrató Elaine’s al inicio de Manhattan (1979). Tras el espectacular arranque de la película, una panorámica en blanco y negro de Nueva York al son de Raphsody in Blue de George Gershwin y rematada con fuegos artificales, Allen devuelve al espectador a la realidad.

El cartel iluminado del restaurante Elaine’s sitúa la acción en el Upper East Side, el barrio de Manhattan donde reside el director de cine. El escritor Isaac Davis (Woody Allen), su joven novia Tracey (Mariel Hemmingway), su amigo Yale Pollack (Michael Murphy) y la mujer de éste, Emily (Anne Byrne), hacen sobremesa en Elaine’s.

En esa primera escena de Manhattan el espectador descubre que Isaac tiene 42 años, está saliendo con una chica de 17 años y que su ex mujer Jill (Meryl Streep) está escribiendo un libro incendiario sobre su matrimonio y su ruptura.

Elaine’s está decorado con pósters de películas y portadas de libros. En la carta del restaurante hay un retrato de la propietaria que hizo el artista Jamie Wyeth con motivo del 30 aniversario del local. En él se puede ver a la restauradora sentada en una mesa con un libro en una mano y un tenedor en la otra.

Woody Allen volvió a rodar en su restaurante favorito en Misterioso Asesinato en Manhattan (1993) y utilizó a los camareros de Elaine’s como extras.

Mientras cenan y beben vino tinto en Elaine’s, el matrimonio formado por Larry (Woody Allen) y Carol Lipton (Diane Keaton) cuenta a sus amigos que su vecina Lillian House (Lynn Cohen), a la que habían conocido la noche anterior en el ascensor, ha fallecido repentinamente de un ataque al corazón. Carol cree que en su muerte hay gato encerrado. Ted (Alan Alda) bromea que puede tratarse de un asesinato y que lo más probable es que el asesino sea su marido.

En Elaine’s, también tiene lugar la fiesta de presentación del “mejor libro escrito sobre la CIA en los últimos diez años” en Celebrity (1998). A esta fiesta acude Lee Simon (Kenneth Branagh), periodista, guionista de cine frustrado y aspirante a novelista. Allí se encuentra con la jovencita Nola (Winona Ryder), a la que conoció en un rodaje, donde ella trabajaba de extra. Se citan a medianoche delante de un quiosco al sur de Manhattan sin que se enteren sus respectivas parejas.

Además de Woody Allen, otros directores de cine han rodado en Elaine’s: Un mundo implacable (1976) de Sidney Lumet, Diario de una esposa desesperada (1970) de Frank Perry, Autor, Autor (1986) de Arthur Hiller y La extraña pareja (1968) de Gene Saks.