Uncategorized

De Humphrey Bogart al chapapote

Cuando uno piensa en los Cayos de la Florida – un archipiélago de alrededor de 1.700 islas al sur de Miami – le vienen a la mente las imágenes en blanco y negro de la película “Key Largo” (Cayo Largo, en España, o Huracán de pasiones, en Venezuela), protagonizada por Humphrey Bogart y Lauren Bacall.

Curiosamente, Bogart, que interpreta en la película a un ex oficial del ejército llamado Frank McCloud, no puso un pie en Cayo Largo durante el rodaje. La mayoría de las escenas que ocurren en el hotel de Nora Temple (Lauren Bacall) se rodaron en un estudio y solo unas pocas escenas exteriores se rodaron en los Cayos. Pero la magia de Hollywood convirtió a los Cayos en un lugar casi legendario y ahora es un imán para los turistas.

En abril estuvimos unos días de vacaciones en los Cayos. Los recorrimos de cabo a rabo, de Cayo Largo (la primera gran isla de la zona) a Cayo Hueso (la última isla habitada, situada a sólo 151 kilómetros de Cuba, más cerca de La Habana que de Miami).

Los Cayos es lugar de veraneo ideal para familias con niños y para aficionados al surf, al submarinismo o a la pesca, aunque Cayo Hueso atrae también al turismo de borrachera.

Nada más entrar en los Cayos uno se topa con un cartel que pone “cruce de cocodrilos”. Uno no sabe si, de verdad, cruzan por ahí cocodrilos o han puesto la señal de tráfico para los turistas. Nosotros, por suerte, no nos topamos con ninguno.

Más adelante, hay señales que indican donde se encuentran los refugios más cercanos en caso de que haya un huracán. En Islamorada hay incluso un monumento a las víctimas de los huracanes.

Lo que más nos sorprendió de los Cayos fue la paleta de azules que tiene el océano. Era una gozada conducir por la carretera US1 rodeada de aguas cristalinas por todas partes.

Ahora la pesadilla de los hoteleros de los Cayos es que el chapapote tiña de negro su costa y dañe el ecosistema de su arrecife de coral, lo que podría tener graves consecuencias para el turismo de la zona.

De momento, están examinando veinte bolas de chapapote que han aparecido en Cayo Hueso, para determinar si se trata de restos del vertido de crudo de la plataforma petrolera Deepwater Horizon de British Petroleum (BP). Esta plataforma se incendió el 20 de abril y se hundió dos días después en el Golfo de México. Cruzaremos los dedos para que no sea así.

¿Qué haría Bogart si el chapapote llegara al hotel de Lauren Bacall? Probablemente, se calzaría unas botas de agua y ayudaría a la chica a limpiar la playa de chapapote.