Uncategorized

Obama y Glenn, el dentista

Si seguisteis un poco la campaña electoral de las presidenciales estadounidenses de 2008, os acordaréis de Samuel Joseph Wurzelbacher, más conocido como Joe The Plumber (Joe, el fontanero, o Joe, el plomero), que de la noche a la mañana se convirtió en estrella mediatico-política y en símbolo del americano medio tras debatir en Ohio con el entonces candidato Barack Obama sobre como afectaría su reforma de impuestos al pequeño y mediano empresario. 

Pues bien, un año después de su llegada a la Casa Blanca, Obama no ha recibido a Joe, el fontanero, en el número 1.600 de la Pennsylvania Avenue, sino a Glenn, el dentista. Al menos, en la ficción.

La cadena de televisión Nick at Nite celebró hoy el Día del Presidente con la emisión de un divertido episodio de la serie Glenn Martin, DDS titulado “Hail to the Teeth”, en el que Obama necesita con urgencia un dentista después de que le parta un diente Hillary Clinton, celosa de que le haya quitado el puesto. El dentista Glenn, que se encontraba visitando con su familia la Casa Blanca, le arregla el diente en el Despacho Oval y se convierte también en estrella mediática siguiendo los pasos de Joe, el fontanero. También es divertida la parodia del vicepresidente Joe Biden como chico para todo de la Casa Blanca. 

El hijo del dentista, Conor, descubre al ex vicepresidente Dick Cheney en el sótano del número 1600 de Pennsylvania Avenue tramando un complot para hacerse de nuevo con el control de la Casa Blanca.