Uncategorized

El árbol de los corresponsales de guerra

En el Cementerio Nacional de Arlington hay un pequeño monumento dedicado a los corresponsales de guerra, que rinde homenaje a aquellos que fueron a cubrir guerras y conflictos “armados sólo con bolígrafos y libretas”, según explica James Edward Peters en la guía del cementerio titulada “Arlington National Cementery. Shrine to America’s Heroes” (editorial Woodbine House).

El monumento suele pasar desapercibido a los cuatro millones de visitantes anuales de este cementerio de Virginia, que se pierden en un mar de tumbas. Lo destaco en el blog como un pequeño homenaje a todos los corresponsales de guerra, tanto a los que fallecieron en las guerras como a los que volvieron para contarlo. 

En octubre de 1986, las asociaciones de prensa National Press Club, Overseas Press Club y Society of Professional Journalists, la hermandad Sigma Delta Xi y la organización sin ánimo de lucro No Greater Love (NGL) plantaron un árbol en el cementerio de Arlington dedicado a “aquellos periodistas que murieron mientras cubrían guerras y conflictos para el público estadounidense”. 

A los pies de este árbol, hay un libro abierto de mármol que proclama: “Aquel que encuentra una verdad enciende una antorcha”. 

Esta es la inscripción completa del monumento a los corresponsales de guerra:

This tree grows in memory
of journalists who died
while covering wars
or conflicts
for the American people

One who finds a truth
lights a torch

In remembrance
No Greater Love
Overseas Press Club
Society of Professional
Journalists, SDX
The National Press Club