Uncategorized

Las tonterías que hay que oír

Una de las tonterías más grandes que he oído desde que vivo en Estados Unidos ha sido la absurda explicación del teleevangelista Pat Robertson sobre la razón por la qué ha ocurrido el terremoto de Haití. El reverendo Robertson sugirió que la tragedia de Haití fue un castigo de Dios porque los ancestros de los habitantes de ese país hicieron un pacto con el Diablo.

“Algo pasó hace mucho tiempo en Haití, y la gente no quiere hablar acerca de eso”, explicó Robertson en la cadena de televisión  Christian Broadcasting Network (CBN). “Ellos (los haitianos) estaban bajo el talón de los franceses (…) y ellos se juntaron e hicieron un pacto con el Diablo. Ellos dijeron: Vamos a servirte, si tus nos liberas de los franceses. Historia real. Entonces el Diablo dijo: OK, es un trato. Echaron a los franceses. Los haitianos se sublevaron y se liberaron. Desde entonces, han estado maldecidos por una cosa o por otra”. 

El controvertido teleevangelista recordó que Haití está en la misma isla que la República Dominicana y es muy pobre mientras que su vecino es “prospero, saneado y lleno de recursos”. El reverendo Robertson añadió que los haitianos “necesitan volverse  hacia Dios y, de esta tragedia, soy optimista de que algo bueno va a salir”. 

Me daría ganas de reír si no fuera por lo que están sufriendo los haitianos tras el terremoto. 

La cadena de televisión cristiana, que fundó Robertson, asegura que las palabras del reverendo han sido maltinterpretadas.