Uncategorized

Circo mediático

De drama nacional televisado en directo a circo mediático.

Las cadenas de televisión de Estados Unidos enloquecieron hoy con la noticia de Falcon Heene, el niño que tuvo en vilo durante dos horas al país porque, supuestamente, se había subido a un globo casero de helio que permanecía a la deriva en Colorado.

Al final todo se quedó en un gran travesura. El pequeño Falcon (curiosamente falcon significa halcón en inglés) dejó escapar el globo y, temiendo que su padre le echase la bronca, se escondió en una caja en el garaje de su casa, ajeno a todo el lío que se estaba organizando a su alrededor. 

La CNN, que es la cadena a través de la cual estuve siguiendo la noticia,  retransmitió en directo las imágenes del globo flotando a la deriva, se sacó de la chistera expertos, desplegó mapas, analizó la trayectoria del aparato, sacó a sus presentadores estrella y entrevistó a testigos para al final acabar haciendo el ridículo más absoluto. El resto de las cadenas, obsesionadas con las audiencias, tampoco se quedaron cortas con la cobertura.

La no-noticia se extendió como la pólvora por internet y los periódicos reclamaban a sus corresponsales en Estados Unidos que escribieran sobre este “drama” nacional.  

La pregunta que se hacen ahora en Estados Unidos es cuánto costará la broma. En la “operación de rescate” del niño supuestamente atrapado en un globo a la deriva participaron el departamento del sheriff de la zona, el departamento de policía de Fort Collins, la Guardia Nacional, la Policía Estatal de Colorado, los servicios forestales de Estados Unidos y personal de dos condados vecinos. 

La editora de The Huffington Post, Arianne Huffington, explica en su blog su experiencia como tertuliana en la televisión. Ella iba a hablar de Afganistán y al final se vio obligada a comentar la no-noticia del niño-globo. 

No sé si la prensa aprenderá la lección y abandonará el sensacionalismo y amarillismo en su afán de captar audiencia y lectores. No vale con lanzar la piedra (en este caso un rumor sin confirmar) y esconder la mano.